Asistencia Terapéutica y Mediación

Separaciones, divorcios y otros

Las leyes nos ayudan a enmarcar y defender, desde unas premisas determinadas, los temas sociales que han derivado a la justicia. Esclarecer los hechos y depurar responsabilidades a quién le pertenezca, son parte de su ejercicio. Pero, hay más información que se escapa a la vista de lo acontecido, información adicional y valiosísima que el cliente en primera instancia no dispensa a su abogado, puesto que posiblemente no haya tenido la calma y la objetividad que se requiere para elaborar esa información adecuadamente para su posterior expresión. Ésta no debería pasar por alto, ya que será de suma importancia, si se quiere aplicar equidad en la justicia.

 

Ante una demanda de separación o divorcio no hay mucho tiempo para actuar. Las dificultades emocionales pueden saturar al cliente, que debe lidiar, no solo con el tema judicial, sino también emocional y familiar. Ante esta situación de máximo estrés, demandante o demandado, en la mayoría de los casos, se sentirá colapsado, dejando de aportar información relevante y sincera a su abogado, y como consecuencia, afectando al desarrollo y resolución con los pactos más adecuados.

 

Acompañar al cliente, leer el texto, apoyar y aclarar toda su situación legal, emocional y familiar, replicar ante su demanda judicial, contrastando el relato de éste ante su demanda, ayudará a clarificar y tomar nota de aquellos argumentos más necesarios a defender, concernientes al tema judicial, al mismo tiempo que se minimizará la visión distorsionada de todos aquellos aspectos que intenten socavar la moral y argumento del cliente.

 

De este modo se logra extraer, lo que por un lado es competencia judicial y por el otro emocional y personal, obteniendo mayor eficiencia en cada visita que tenga el abogado con su cliente, al venir éste con los detalles de su historia bien elaborados y definidos objetivamente, dentro del marco que le compite, y disminuyendo los tiempos de asistencia que usted le dispensa.

 

Ante una demanda de separación o divorcio, el cliente tiene que realizar muchas acciones y decisiones. La lectura de la demanda, es una acción rutinaria para el abogado pero extremandamente angustiosa y necesaria para su cliente, si éste quiere estar bien preparado cara a enfrentarse a un posible juicio, pacto, o a la propia realidad que se le avecina.

 

Cada caso es especial y único, y las decisiones y pactos tomados tendrán consecuencias por un largo periodo de tiempo.